Son muchos los médicos quienes avisan de la difícil situación de las unidades de urgencias que se están saturando por la llegada de pacientes en la segunda oleada del coronavirus. Bien por falta de personal o por falta de espacio, lo cierto es que desde hace años los hospitales tienen un déficit de recursos.

Una de las soluciones en cortinas sanitarias para separar pacientes han sido las diseñadas para ser instaladas bajo rieles al techo, pero en determinadas situaciones de máxima alerta, hacen falta otro tipo de cortinas.

Las cortinas sanitarias con visor transparente para urgencias hacen que de forma rápida se tenga una panorámica constante de los pacientes y de la monitorización de los indicadores que ofrecen los distintos monitores.

Tanto el tejido principal como el visor de cristal son ignífugos. La cenefa transparente es flexible permitiendo el fruncido necesario de la cortina, retardante a la llama y resistente al desgarramiento.

Distintos estudios sugieren que las cortinas de privacidad en los hospitales pueden representar una grave amenaza para la seguridad de los pacientes al albergar bacterias resistentes. Las cortinas para hospitales representan un alto riesgo de contaminación cruzada porque se tocan con frecuencia.

Por este motivo las cortinas hospitalarias Curtatex salieron al mercado con una clara diferencia innovadora, su tratamiento ignífugo y antibacteriano desde la misma fibra antes del proceso de confección.

Las cortinas para aislamiento sanitario suponen una mayor confección, incluyendo en la parte superior de la cenefa visor otro tramo o paño de tejido antibacteriano que llega hasta el riel situado en el techo.

Como consecuencia se establece un cerramiento casi al 100% del cubículo que rodea al paciente, quedando aislado.

La composición ignífuga y antibacteriana de las fibras de los tejidos Curtatex es permanente por la estructura de su ligamento tratado en su origen.

Su especial estructura en fibras hacen que resistan cualquier tipo de lavado y conservarán sus propiedades ignífugas a lo largo de toda su vida útil.

Es muy importante señalar que las telas ignífugas se auto extingan. Las telas que se extinguen automáticamente después de eliminar la fuente de ignición pueden reducir significativamente el porcentaje de quemaduras corporales y aumentar la posibilidad de supervivencia.